sábado, 3 de diciembre de 2016

CONRADO, EL ETERNO MALETILLA, EN BANDERILLAS NEGRAS



Hoy hablamos con una leyenda. Conrado, el último representante de una España que buscaba sus sueños para salir del hambre y para tocar la gloria a través del toro. Conrado salió de Zamora persiguiendo ser figura del toreo sacrificando su vida al toro y encontró en Ciudad Rodrigo, cuna del toro, su casa y su vida. Con 85 años se retiró contando con la gloria y el cariño de aficionados y gente del toro que ven en él el último exponente de una España y de un toreo romántico que no volverán.

Nos ponemos sobre la pista de Conrado gracias a Javier Hernández. Nos sitúa sobre el Hotel Restaurante La Bodega de Ciudad Rodrigo. Allí, nombrar a Conrado despierta amabilidad y Eugenio , a quién agradecemos su cariño, nos avisa cuando el torero llega a cenar. 

Buenas noches Don Conrado, ¿por qué decide ser torero?

Lo decidí ayer, cuando era un niño. Sentía una afición por algo que la gente de mi pueblo no estaba acostumbrado. Como niño no tuve la decisión de dedicarme a ello pero al hacerme mayor, contra la idea de mi familia, me distancio del pueblo ante la imposibilidad de poder dedicarme a ello en mi pueblo.
Me vine a Salamanca, tierra de toro bravo, campo, herraderos, tentaderos y hombres del toro. Poco a poco allí me voy haciendo y adquiriendo conocimientos. Salamanca me lo ha dado todo y he tratado a toreros como El Cordobés, Luis Segura, Marcos de Celis, Palacios, Ojeda... o de los actuales, por nombrarte a uno, Fandiño. Toreros como Juan del Álamo han pasado cerca de mí en este campo precioso del que yo quería vivir y estoy viviendo. 
He pasado toda mi vida y todas las visicitudes y sinsabores para esto.

Cuando las estrellas brillan
él abandona su cama:
lleva un pantalón vaquero
y un trapo rojo a la espalda.Aventurero y poeta,
la sangre en su pecho canta
el duelo que en el silencio
de cada noche le aguarda.¡Que el torerillo es de oro!,
tiene aguante y tiene capa;
si a veces mascó la tierra,
de ella nació la esperanza.

Pero el maletilla vive
sin un mecenas que salga
al paso de su afición,
tan sentida y tan probada.

¡Ay, cuántos lances perdidos!
¡Ay, cuántas noches bañadas
en un sudor sin laureles!¡Ay, cuánta suerte ignorada!
Nada teme el maletilla
cuando se arroja a la plaza:
que su vida está en el toro
y, en l, su gloria empeñada
Mil mozas lloran por él
las heridas de su espalda,
heridas que en una tarde
fueron su afrenta y su rabia.

En el taller de su pueblo
una música le canta
en sus músculos cansados
la faena de su espada.Puede que algún da su sangre
ponga color a su estampa,
dibujada en un corral

con luces de luna clara.

El inalámbrico nos juega una mala pasada pero continuamos la conversación. 
¿Qué le faltó para llegar más arriba?

Fue por mi ignorancia. Luché por todo esto en las capeas. Tal vez yo me entregué demasiado a lo fácil que eran las capeas y los tentaderos y quizás no lo suficiente, lo que se necesita en la vida para llegar a ser figura del toreo. Creo que tenía cualidades para ser figura del toreo pero no las entendí ni las viví lo suficiente. 
El toreo está por encima de los muchos problemas que puedan surgir. No es una profesión es algo que siente un chaval que quiere ser torero. Me faltó la decisión de ser figura que sí han tenido otros compañeros. Aún así, me quieren, me aprecian y yo he sido muy feliz.

¿Cómo recuerda las capeas?

La ignorancia era tan grande pero la ilusión me hizo luchar con los problemas de las capeas. Salamanca me han valorado, he luchado tanto en esta provincia que mi afición ha estado por encima de lo que he podido ser. Todas no son iguales. Valladolid, Zamora toros muy grandes y toreados no podia hacer nada. Igual en Portugal, toros muy grandes, toreados de estas cosas que ocurren en los pueblos. Cáceres era muy duras las capeas. Me resigné pero llegó un día en el cual mis facultades fisicas y morales no eran iguales. El último toro que me cogió en Cáceres fue con 85 años en Torrejoncillo. He luchado lo suficiente sobre otros aficionados y amigos que por razones diferentes se han ido a dedicarse.


¿Volvió a tener contacto con su familia?

No, apenas. Me distancié por los problemas de querer ser torero en contra de ellos ya que en el pueblo que nacía no se había sentido el toreo. Pasé desapercibido de niño, era distinto a los demás. En mi niñez no tenía amigos para jugar porque solo jugaba al toro y por eso me aparté de la gente, por eso me distancíé, Me marché con algo de nostalgia al ver que la gente no me había entendido ni visto las cosas como yo. Mi pueblo es mi pueblo y le recordaré siempre.

Don Conrado, una carrera con sinsabores también

La sociedad, la gente en provincias que no siente esto te distancia, no te ven. La sociedad no es fácil. Estamos viviendo un momento en el que la gente está distanciada del amor, del cariño y del respeto. A los muchachos que andamos por el mundo, cada uno en su sentido, nos distancian y molestamos.
Cuando te ven debajo de un portal, en un parque durmiendo, hay gente que encima te atropella. Dios aprieta pero no ahoga, eso sí.



También ha recibido mucho cariño

Muchísimo. Si volviera a nacer, en mi juventud volvería decidir ser lo que he sido toda mi vida. Estoy agradecido a todo el mundo, a muy buena gente. La gente nos ha tratado a los maletillas muy bien aunque no es oro todo lo que reluce como te decía antes.

El inalámbrico nos impide continuar pero el móvil de Eugenio, gracias de nuevo, permite continuar una charla que jamás olvidaré. ¿Cómo le han tratado los profesionales?

Muy bien. Me han tratado como lo que soy y yo a ellos les he respetado como lo que son. Me han querido, se me han entregado y yo a ellos. Me han ayudado más de lo que merezco.
Me han dado todo el amor del mundo y económicamente, esta profesión nunca me ha dado para vivir, estoy muy agradecido de como me han tratado. No puedo olvidar el cariño y la forma en la que me han tratado. A todos les debo lo que soy y me voy sabiendo que es por mi edad pero con todo su afecto y cariño.

Don Conrado, ¿qué piensa cuando le dicen que esto es una locura?

Cuando toreas en ciertas plazas como Ciudad Rodrigo, con ese valor y sentimiento humano que sentían por cuatro muletazos míos, para mí es lo más. Esos aplausos, ese amor, esos besos de esas chicas guapas y jóvenes que me decían "Conrado, eres el mejor", no les cambio por nada. En ese momento no me hubiera importado que me matara el toro.

Cordones de escarcha pura,
por los bordes de la capa.
Finos alambres de cobre.
le ciñen a la garganta,
ilusiones por la noche,
que no la verdad amarga.

Cicatrices por los muslos,
en figuras de guadaña,
se están muriendo los hombres,
en los eriales de paja,
soñando con las estrellas,
con las estrellas de plata.

Hatillos que por los hombros,
van galopando la espalda,
pesando como maromas,
sobre los juncos del alba,
entre caminos de espuma,
igual que el color del agua.

Está la noche cayendo,
con sonrisas y con lágrimas,
incitando a los capotes,
a cruzar por las estacas,
brillantes picos de luna,
con aceros de mortaja.

Nubes que tocan la tierra,
dificultaban la danza,
llevándose entre vellones,
los pitones y la espada.
Los toros vomitan fuego,
clarines en la distancia.

Caminos secos, verano,
con olores de abundancia,
poniendo sobre la piel,
placas de sangre cuajada,
lirios, que al amanecer,
son estandartes de nácar.

José Luis Martín

Creo que poco más se puede decir, con estas palabras es difícil no entender a este TORERO ya legendario. Nos vamos despidiendo . 
Torero, ¿quién ha sido el mejor torero para usted?

Para mí yo mismo. Creo que el mejor no existe pero que hay diferencias entre toreros. Tenemos un paisano, El Viti, que ha sido muy grande. Ordóñez, Camino, Ojeda ha sido un gran torero. En estos días Curro Díaz. A todos los toreros les debo mucho. Cuando se visten de luces todos los toreros merecen el respeto por ese sentimiento y esa afición que tienen. 

Un toro que no olvida

Tengo muchos en el recuerdo y a mí no me ha molestado que me pegaran las cornadas porque he tenido la afición y moral para superarlas, era consciente de que era algo que me iba a suceder en la vida. Era una satisfacción cuando me encontraba hospitalizado pero en otras ocasiones me he curado yo mismo por los mundos de Dios. Si los toros me han pegado cornadas ha sido por ser torpe. Cuando he sido inteligente no me han cogido.

Una plaza maestro

Todas son iguales para mí pero Ciudad Rodrigo ha sido muy distinta. En los carnavales de febrero he disfrutado mucho, me han querido mucho. Desde que llegué se han entregado a mí y yo a ellos. Los mejores aplausos que daban eran para mí, a mis compañeros les han distanciado para que toreara yo. Esta plaza ha sido muy distinta.

Si volviera a nacer...

Sería torero otra vez pese a los problemas económicos, pese a los golpes de la vida porque mis deseos de juventud, de ser alguien en la vida los han superado. Para aquellas gentes que me deseaban como figura. Todo eso me ha engrandecido y para mi nunca pasará al olvido.
Tengo la misma afición, la misma ilusión. Agradezco a quién no me ha conocido pero saben de mí y me recuerdan como si fuera figura del toreo.




viernes, 2 de diciembre de 2016

EL CIRCO DE CÁCERES




De circo, se puede calificar a todo lo que está pasando en Cáceres respecto a los Toros.
La temporada pasada ya nos quedamos sin toros y este año visto el panorama, vamos por el mismo camino.
Es un chiste la inclusión en el nuevo pliego que se está haciendo, que la gestión de la plaza sea por 20 años y sin subvención. Y peor aún es que el PP haya tragado con esta imposición por parte del señor Cayetano Polo de Ciudadanos, para que éste se abstenga y puedan aprobarse los presupuestos municipales de 2017. Utilizando los toros como moneda de cambio, demostrando que a NINGÚN partido político les interesa lo más mínimo que haya toros en nuestra ciudad.
¿Qué empresa estaría dispuesta a quedarse 20 años con una plaza deficitaria debido a su poco aforo y además sin recibir ayudas municipales? . A ver si hacen que me coma mis palabras y hay algún valiente dispuesto a ello.
El PP tragando mientras que el líder de Ciudadanos en Cáceres busca cualquier motivo para dificultar la celebración de espectáculos taurinos en La Era de los Mártires. Ahora sale en rueda de prensa diciendo que, según los técnicos, la Plaza de toros no reúne las condiciones mínimas para la celebración de cualquier tipo de espectáculo. Señor Cayetano Polo, sea usted claro y diga públicamente que lo que no quiere es que vuelvan los toros a Cáceres. Sólo hay que ver sus condiciones en el pliego.

Y para rematar el chiste, Garzón en Cultoro dice que en Cáceres sin subvención es imposible celebrar festejos taurinos de garantías. Que no se le olvide al señor Garzón que él recibía una subvención que en su momento consideró que era insuficiente y por eso decidió no renovar. Y a partir de ahí comenzó el circo...

Así estamos, con la sensación que ningún político de Cáceres tiene la intención de que los toros regresen a La Era de los Mártires..

jueves, 1 de diciembre de 2016

JUAN LAMARCA EN BANDERILLAS NEGRAS


Hoy hablamos con Don Juan Lamarca. Su nombre lleva la memoria hacia el palco de Las Ventas, lugar que ocupó durante más de dos décadas. Una etapa en la que siempre mantuvo su independencia lo que le costó encontrarse con partidarios y detractores. Un apasionado del toro que sigue aportando a la Fiesta desde el Círculo Bienvenida y que nos concede una charla muy clara sobre su personalidad y sobre la que siempre será su plaza. Hablamos con Don Juan Lamarca.

En su vida no faltaron sueños de ser torero

Hombre, ¿qué niño de mi época en España no lo soñó?

¿Qué faltó?

Desarrollé mi afición jugando al toro en la calle y al toreo en el patio de mi casa. Toreé en el campo becerras y machos pero no tuve la decisión para dar el paso a dedicarme en serio. La ilusión la tuve pero no me sentí capaz de dedicarme a ello. Fue en una época preciosa en la que la gente consideraba a los toreros como héroes.

A usted le llamaban los héroes, nace un policía

Son profesiones que tienen una similitud al enfrentarse a unos objetivos con unos enemigos delimitados. Es un afán de servicio aunque hay veces que, por determinadas situaciones, se convierte a los policías en héroes. Yo he estado 42 años con una dedicación plena, con afán de servicio y con un sentimiento que se lleva dentro. En esa dedicación es una profesión similar a la del torero.

De ahí a Las Ventas

La primera vez que fui a Madrid fue con mi padre y toreaba Carnicerito de Úbeda, yo soy de allí. Entré en el coche oficial del presidente, Juan Antonio Panguas (presidente que dio el rabo a Palomo), que era amigo de mi padre. Fue premonitorio.
Lo recuerdo con mucho cariño, entrando con mi padre en el coche oficial, y se me vino a la cabeza con cierta emoción cuando entré en el coso para presidir en el coche oficial. Eso fue una premonición.
Es una competencia de la policía dentro de una designación oficial que se establece en el marco jurídico en el que se desenvuelve la fiesta. Yo era inspector jefe. Mi afición me hizo solicitar el ingreso en el equipo gubernativo y estuve siete años de Delegado. Tras ello vieron que era idóneo y fui designado en 1984. Debuté el 19 de marzo de ese año.

¿Cómo encuentra la plaza?

Cuando llegué venía imbuido de los presidentes que me precedieron, de mis compañeros y de los años en los que estuve en el callejón. El público asumía la competencia de la autoridad y los profesionales (empresa, lidiadores, ganaderos...) tenían un sentimiento de aceptación de la autoridad.
Había broncas pero contrasta la época con la de ahora en la que hay un rechazo hacia quién dirige el espectáculo.
Madrid no era igual que ahora porque no existía la rotación que existe actualmente y el comportamiento, por lo tanto, era más homogéneo. El público ha cambiado y varía según días de la semana, cartel torista o torerista... y eso no es bueno.
En Las Ventas la reacción varía y no siempre es consecuente con lo que pasa en el ruedo, esto se debe a que se televisan corridas de toros y el público es distinto. Todo espectáculo tiende a su difusión, pero para la homogeneidad y sentido crítico no ha sido algo muy positivo.
A Madrid la critican por dura o por flexible, según momentos, pero siempre ha sido dura y para cortar orejas ante un toro muy exigente y con trapío era complicada porque siempre tuvo el carácter de tribunal que jamás debe perder pero que flaquea por la rotación de público.

El toro difería al de ahora

Desde mi llegada como Delegado Gubernativo he asistido a reconocimientos y he ido viendo la fisonomía del toro. Un astado armónico, ajustado a su fisonomía y encaste y con la cara de Madrid. Chopera subió el toro. De la época de Canorea y Berrocal a la de Chopera se observa un cambio en el volumen del toro. Con los Lozano se buscó más armonía en el toro dentro de su seriedad, el toro atendía a su fisonomía, tenía un trapío acorde a su procedencia y había más variedad de encastes. Ahora se lidia el 80% Domecq y hace años era mínimo.

Hablemos del 7

El público ha evolucionado acorde a la evolución social. Era más respetuoso con las decisiones de la presidencia y crítico con los toreros. Yo siempre digo que Madrid es el Tribunal y Sevilla el Templo. La heterogeneidad de la plaza ha hecho que ahora se relaje la exigencia en cuanto a la petición de trofeos y observancia de las suertes.
En cuanto al 7 decir que ha sido un tendido que ha ido cogiendo importancia y ha pasado de ser una anécdota a tener un protagonismo más notorio. Hoy se nota más el tendido 7 porque, en general, hay menos afición y se les ha dado importancia en los medios y por parte de profesionales que le han adoptado como referente y no debe serlo. No siempre ha actuado con imparcialidad, de manera espontánea y eso se nota. Una cosa es una reacción espontánea respecto a la lidia y el espectáculo y otra cosa es adquirir el deseo de protagonismo de presidir la corrida y de que su influencia se note en la lidia, primer tercio, banderillas... Ya se pasa a un protagonismo no acorde al respeto a presidencia y participantes.

Pidieron su dimisión en una carta

Muchas veces, por lo que le digo. A estos señores, grandes aficionados porque para protestar, presionar y ser factor determinante hace falta conocer al toro, no les animan objetivos lógicos y a veces influyen en presidentes, toreros... y a veces parece que presiden ellos. Cuando yo presidía, con mis aciertos y errores, lo hacía en base a mis criterios y nunca me dejé influenciar por el 7. Nunca he estado en contra de las protestas porque a veces el presidente está empecinado en algo y pueden esclarecer.
No sé si tienen intereses, lo desconozco, pero su actitud, declaraciones, peticiones y actuaciones muestran tendencias a favor o en contra de algo. Se ve como a los hierros que ellos defienden les protestan menos y al revés, al igual que a lidiadores. Hay toreros a los que son favorables y a otros les pitan antes del paseíllo.
Esa actitud hace pensar en un grupo organizado para ese fin. El público siempre ha sido espontáneo en el toreo, triunfalista a veces en corridas que desembocan en ello. Todo lo que ocurre en una plaza tiene su espontaneidad y legitimidad. La actitud que ves premeditada, organizada y para objetivos da qué pensar. Sobre todo cuando son decisiones injustas que tratan de desvirtuar e influir en el resultado del espectáculo, para bien o para mal. 
Como te decía, el nivel de exigencia de la plaza ha bajado por la rotación y a veces echo en falta la protesta del 7 algunos días, más que nada porque al día siguiente sí protestan desde el paseíllo, no lo ves lógico.

Dentro de esos profesionales que decía están los periodistas.

No quiero decir nombres porque no lo veo correcto. Desde el famoso del diario Pueblo, conocedor y crítico taurino, que empezó con las intrigas de dirigir al público en los 70 para que se mostrara coincidente al periodista, algunos han querido seguir esa estela.
Las reacciones son espontáneas en la corrida y seguir el maniqueísmo, la intriga, contubernios fuera de la plaza... son actitudes paradójicas que a mí me dan que pensar. Eso o preparar ambientes para la siguiente corrida, ¿para qué?
Hablamos de personas que han contribuido a la formación del 7 y luego otros han tratado de crear otros grupos en otros tendidos y algunos han favorecido su mantenimiento. Las actitudes son paradójicas.

Volviendo a su labor, ¿tuvo que enfrentarse a presiones?

No he visto ni recibido ninguna. Estuve de Delegado siete años y asistí a reconocimientos, tanto cuando me tocaba como cuando no, y fui adquiriendo conocimientos hasta, tras ver más de 6000 toros, elaborar el mío. Nadie de mis compañeros ha recibido una presión.
Sí recuerdo que en una Beneficencia un Jefe Superior me dijo que no echara muchos al corral y le dije "irán los que tengan que ir" y me dijo que a Leguina se le descompensaba el balance de la corrida y luego se lo echarían en cara si era deficitario. Al corral fueron dos (risas).
En un reconocimiento, si un profesional o empresario manifiesta educadamente su oposición con argumentos, para mí no es presión, aunque a veces se pusieran cabezones.
Cuando yo empecé la gente no conocía a ningún presidente salvo a Panguas. En la prensa tampoco se conocía a ningún juez y ahora se conocen ambas cosas. ¿Quién es el juez?, ¿quién preside? A tí que te importa. De ahí nació lo de halcones y palomas. 
Alguna vez ha habido acercamiento de profesionales.

¿En qué sentido?

No son buenas las cercanías. Vicente Zabala (q.e.p.d) presumía de que no conocía a ningún torero ni tampoco iba a ningún hotel y era cierto. Mantenía una distancia porque el roce genera antipatía y/o simpatía. Un periodista que se recorre España, si roza, afecta. Si un presidente empieza a visitar hoteles, aunque no esté prohibido, va a coloquios... esas cercanías pueden generar simpatías o antipatías. Si ven a un presidente, los profesionales, saben acercarse.

Me llama la atención que diga lo del roce cuando a su homenaje acudieron toreros como Juan Mora, Rincón o Enrique Ponce, entre otros.

La amistad la he hecho ya avanzada mi etapa de presidente por mis viajes a Quito en los que solo había un hotel y se convivía mucho con los toreros. Con el Círculo Bienvenida que fundé empezamos a dar trofeos a los toreros por triunfos de manera objetiva. Ahí surge una relación. Con Ponce tuve una amistad tardía y con Rincón igual.
Un día presidía a Ponce y tuve un roce con Berrocal. Me sorprendió que despotricara de mí porque yo estuve trabajando cuando el secuestro de su hermano, pero fue porque no le di la segunda oreja a Ponce, no tenía relación con el torero por entonces.
Con Juan Mora es porque vive en Las Rozas y fundamos el Círculo Bienvenida de Las Rozas. 
Manuel Benítez estuvo. Un amigo suyo le dijo en un acto de Las Majas de Goya que yo era partidario suyo. Salvador, Pipo hijo, está reivindicando la memoria de Pipo y a veces habla en charlas solo sobre su padre y El Cordobés. En base al puritanismo no siempre está bien visto hablar de Manuel y a mí Salvador me llama porque sabe que voy a hablar bien de  El Cordobés y de su padre. También tuve contacto con Benítez en Riobamba, toreaba su hijo. Es un pueblo y estuvimos juntos, yo estaba como loco, con la boca abierta. Me conoció más y por eso vino.
Estuvieron Mendes, El Puno, Lazaro Carmona... con ganaderos también tengo amistad pero no me he dedicado a buscarla. Algunos ganaderos eran amigos míos de antes de la presidencia, por ejemplo Jaime Guardiola, y le acompañé en la última que lidió antes de mandarla al matadero.

Especial la relación con Rincón

Luis Álvarez era el que hacía la publicidad a los Chopera y de eso le conocía. Un día llegó vestido como los apoderados de antes, todo de blanco, y me presentó a Rincón. El torero me dijo que la primera vez que le presidiera le daría las dos orejas. Se las dí, el día de la de Murteira en la que entró sustituyendo. Sentí emoción al sacar el segundo pañuelo pero me contuve. Fue incontestable.
En Quito le veía mucho y recuerdo que en un sobrero de Astolfi le di la oreja, fue su quinta salida a hombros. Sabía que la iban a protestar pero yo se la dí por las dificultades que tuvo el toro y por cómo se fue haciendo con él. Fue una oreja de mérito y en Quito me dijo que la recordaba especialmente (la faena) por la dificultad que tenía el toro. Eso me llenó de satisfacción.

Hablemos del análisis post-mortem de las astas

Es una responsabilidad del presidente. Se han enviado las astas en cajones separados precintados y con la documentación pertinente. En Las Ventas no suelen ir afeitados porque los ganaderos llevan los que mejor pueden. A veces buscan los más cómodos y menos agresivos cuando son las figuras pero hay poca sospecha y se envían menos de los que la gente piensa. Con el Reglamento de Corcuera se establecieron instrumentos de análisis y se decía que había que hacer público la propuesta de sanción, a eso me negaba. La presunción de inocencia sabemos lo que es y me parecía injusto que un ganadero por la sospecha saliera en público porque eso le hacía culpable. Son profesionales y hacen un esfuerzo.

¿Al toreo le falta una estructura?

Unitaría, sí. Carece de un representante que aúne a todos los sectores profesionales. Sí están agrupados por sectores en base a sus objetivos pero falta uno común. A veces se contraponen intereses y no se llega al acuerdo para crear ese organismo.. Es necesario.

¿Puede ser la Fundación?

Con esa idea está creada. La Mesa del Toro pudo ser ese organismo pero se contemplaba solo objetivos y fines de divulgación de los valores del toro pero no tenía capacidad jurídica para representar al toro en ninguna estancia. Se diluyó como un azucarillo en café. 
La Fundación no sé si tiene atribuciones por parte del sector profesional para representar debidamente ante cualquier instancia. Están poniendo denuncias por delito de odio.
Sería imprescindible que un organismo único defendiera al mundo profesional del toro. Es una pena. Hace falta porque antes no era tan necesario pero ahora es necesario un organismo que defienda y vigile. Bogotá ha sido rescatada por parte de profesionales que han ganado por la vía política, jurídica y mediática. Con Barcelona no se hizo nada, Bildu cerró San Sebastián y ni se protestó. La sentencia del Tribunal Constitucional fue a instancia de los partidos políticos pero el mundo taurino no estuvo presente. Aquella imagen de Serafín Marín solo en un balcón del Parlamento... El mundo del toro debió usar todos los resortes legales a su alcance para oponerse a esta tropelía. Sale ahora cuando no tiene arreglo. Un Delegado de Gobierno me preguntó que cuándo volveria. Le contesté que cuando vuelva España a Cataluña.

Para ir terminando...

A usted le han tachado de facha.  

Por opinión porque nunca he manifestado una opinión política. Mi entorno más cercano sabe que tengo opinión favorable a la obra del Caudillo. Tengo la medalla al mérito policial por Rubalcaba (PSOE). En mis 42 años de servicio nunca me han llamado la atención por opción política. Fue un arma que usaron contra mí, criminalizar por opinión.

De usted se dijo que hacía el caldo gordo a los Lozano.  

Eran tácticas para desprestigiarme y buscando un motivo para cesarme. Yo entré en 1977 y los Lozano estaban en Vistalegre, allí acudíamos también. Manolo Cano era gerente y amigo de la familia hace cincuenta años. Le visitaba y me hablaba del Pireo, El Cordobés, Paula, Romero... Una de las quejas sobre esto llegó al Jefe de Superior de Policía mío que me dijo que procurara no visitarle. Yo dije que era amigo de la familia y no podía ser juzgado por eso. Luego han usado esto contra mí pero, al final, presidía yo.

El tercio de varas.  

Cuando ingresé eran tres varas en toda regla y como eran así, a lo mejor no eran en toda regla. Yo no sería partidario de modificarlo. Hay que procurar por lidiadores y presidencia que el toro tenga el castigo suficiente. A veces vemos un monopuyazo que destroza al toro.

¿Limitaría entradas a matar cómo algunos empiezan a insinuar?.

 No. Las corridas son como son. Son apreciaciones para ir restringiendo las suertes y no estoy de acuerdo. El toreo tiene su parte cruenta pero no sanguinaria. Luego ya está el acierto y desacierto del lidiador.

¿Es partidario de medir las orejas en base a la exigencia de la plaza?.

 No, las valoraciones objetivas deben cumplirse. A veces, cuando se roza la mayoría, puede haber un error de apreciación pero debes tener tu criterio sobre lo que pasa abajo. El presidente puede dar el beneficio de la duda. Hay veces que no se ve la mayoría bien y el presidente sí que lo ve desde su posición. En las dudosas en cuanto a mayoría veo plausible que se aplique un criterio sobre lo visto en el ruedo pero si hay mayoría, no.

Antes habló sobre el daño de la televisión. 

Ha dejado a gente en casa. Cuando había una expectación tremenda y reventa se compraban los abonos por las empresas. El público ha llenado la plaza y ha afectado a la homogeneidad y al criterio. Hay aficionados que no pueden ir siempre y ven los toros por tv. Otros prefieren verlo en casa y han abandonado su abono. Esto ha repercutido en el exigente criterio de Madrid.

Un torero.

Enrique Ponce.

Una faena.

La de César y el toro de Murteira.

Prensa.

Para la estimación de la corrida de toros se necesita la exigencia del público y la exigencia de la crítica. A veces es un cachondeo sin la crítica. Todas las plazas no pueden ser como Madrid pero si no existiera Madrid no exisitirían otras como ahora. La exigencia es muy importante. A veces se les puede ver como crueles porque es un tio jugándose la vida y le critican. Aún así, la corrida de toros necesita de la exigencia de crítica y prensa.

Usted tiene mucha ilusión con Colombo.

La ilusión viene porque el Circulo taurino del que formo parte tiene diez capítulos en Venezuela. Tenemos un convenio con la escuela de Táchira y hemos becado a tres toreros como Fabio Castañeda, Colombo y Reinaldo El Tavira (al que tenemos en Badajoz por el cierre de la escuela de Madrid por la alcaldesa). A Jesús le trajimos al verle grandes condiciones artísticas y técnicas. Ha desarrollado mucho y tenemos esperanzas en él para que alcance metas altas. Vas conociendo a su familia y le coges afecto, te haces partidario suyo. 

Para acabar me gustaría preguntarle por Villaseca, pueblo al que suele acudir. 

Es un pueblo ejemplar de afición taurino y con una Corporación Municipal para la que todo elogio es poco. Lo que hacen con la fiesta no existe en ningún sitio con un apoyo cabal con novilladas sin caballos y con caballos, Jornadas Taurinas... Es un bien que merece el aplauso del aficionado y, como español, tener un sitio que defienda el patrimonio nacional como es el toro, cuando en otros sitios es atacado, merece admiración. Ese Alcalde, mi amigo Jesús Hijosa Lucas, merece toda mi admiración.

miércoles, 30 de noviembre de 2016

HABLAMOS CON JULIÁN MAESTRO, PRÍNCIPE DEL TOREO



Hablamos con un Príncipe del Toreo, porque tal y cómo él señala no le importa que le sigan llamando así al ser una época muy bonita de su vida. Junto a Lucio Sandín y Yiyo formó un trío de niños toreros que marcaron un camino que cambió el toreo en su formación.
Pero Julián Maestro es algo más, hablamos con un TORERO que nos narra una carrera unida al toro, su veneno, con la gloria y la dureza de una profesión para héroes, para elegidos, para TOREROS.
Hablamos con Julián Maestro.

Don Julián, buenos días.

Por favor, quítame el Don, de tú.

Un niño torero, ¿por qué?

Porque desde chiquitín mi padre me llevó a los toros y me quedé atrapado. Fui a los toros con mi padre que era un gran aficionado y me impresionó ver el colorido de esta fiesta, los trajes, el ambiente...

Sus ahorros van para un capote muy especial

La paguita que me daban yo la metía en la huchita. El primer capote lo compré en la Plaza Mayor y no era un capote de verdad, era un capote de turista, pero lo disfruté como el mejor de mis juguetes.

Con sus hermanas embistiendo

Había oído hablar de la Casa de Campo y preguntando llegué a la explanada. Los fines de semana, unos veinte días, me llevaba a mis hermanas pero se fueron por las palizas que les daba a embestir y se aburrieron. Eso fue 1973.

La Casa de Campo, un centro torero. ¿Cómo era?

Muy bonita en el sentido de los entrenamientos y del ambiente. Nos reuníamos en la plazoleta situada en el Pinar de las Siete Hermanas. Se hacía todos los días y mínimo había siete u ocho toreros. Junto a nosotros jubilados, aficionados... Era todo muy romántico. Había fiebre por el toro y se vivía todo con más intensidad. Era un mundo mágico que te atrapaba, a mí me atrapó. Esa etapa fue de 1973 a 1976.

Entra en la Escuela de Madrid, ¿cómo era?

Era la única. Llegaban desde toda España e incluso del extranjero, recuerdo chinos. Era acogedora y con la intención de erradicar la incultura del maletilla. Buscaba que se forjaran como hombres y como personas teniendo la posibilidad incluso de dormir allí en las literas que había. Era una escuela de tauromaquia y de vida.

Nacen los "Príncipes del Toreo", ¿por qué vosotros tres?

Éramos de edad parecida. Se fijaron en que teníamos, dentro de que éramos niños, la capacidad de absorber todo lo que nos decían y trasladarlo delante de una becerra. Es Martín Arranz el que los crea con el fin de hacer ver a la gente que había niños capaces de hacer cosas diferentes como los quites distintos. 
El nombre de los Príncipes es puesto por un aficionado, De la Torre, que decía que parecíamos tres príncipes por cómo andábamos, por cómo vestíamos y se creó lo de Príncipes del Toreo. Eso se empezó a poner en todos los carteles.


Con vosotros nace la primera escuela , ¿cómo reacciona el toreo?

La gente estuvo un poco reacia porque existía Vistalegre y también las capeas. Hubo gente que sí se lo tomó muy bien al tener los chavales un sitio para torear y aprender. Los había poco receptivos diciendo que los toreros se tenían que hacer a base de sudor y sangre. A nosotros nos inculcaron disciplina y dureza y pudimos demostrarles que estaban equivocados.
Las escuelas se han ido descafeinando pero a nosotros nos ponían delante de vacas muy serias para ver quién quería ser torero de verdad. Al que no quería se le desengañaba. Nos ponían delante de vacas de doce años. Fue una etapa muy bonita pero nada que ver con la de ahora. Ahora parecen funcionarios que acuden dos horas y se van a casa, antes estábamos hasta los sábados y los domingos, aquello parecía militarismo. Un militarismo que nos vino muy bien porque todo lo que aprendí me ha ayudado delante de la cara del toro y en la vida.

¿Era Martín Arranz tan "sargento" como se cuenta?

Duro, pero esa disciplina nos ha servido. A nadie le gusta que le chillen cuando es pequeño o que le echen encima de un becerro a la hora de matar porque me decía que no pasaba. Sus enseñanzas nos han servido y prueba de ello es que ha sacado muchos toreros y a una gran figura del toreo.

En esas condiciones de dureza y sueños se crea un vínculo eterno entre los tres.

Para siempre. Hemos sido como familia. Estuvimos por casi toda España de gira y pasamos muchas horas juntos entrenando y viviendo. Pasábamos fines de semana en casa de alguna de las familias pero en la plaza cada uno íbamos a lo nuestro. En la plaza no éramos amigos salvo en situaciones de quite o peligro.

¿Cómo eran tus amigos?

Eran dos fenómenos. Lucio era más serio y Yiyo más bromista, siempre de juerga. Ambos muy buena gente y con un enorme respeto por la profesión.

Recuperan suertes de capa, ¿parte esto de Martín Arranz?

De Molinero más bien. Arranz se ocupaba de la técnica y de la preparación. El andar en torero, la técnica y la preparación eran cosa del señor Molinero.

¿Cómo fue esa gira por España y Francia?

Muy bonita. Martín Arranz nos exigía mucho pero nos llevaba muy bien. Se preocupaba de buscarnos novilladas de garantías y nos sabía exigir y preparar. Fueron dos años muy bonitos viendo tu nombre anunciado en todos lados. Fue una burbuja que asimilas con el tiempo, que la valoras según pasan los años porque de niño la disfrutas pero no la valoras.

Una burbuja que se rompe

La vida, como se rompen los matrimonios. Luego llega el percance de Lucio, a mí me pegan una cornada fuerte en Azpeitia, Yiyo... El toro no admite juegos, te da muchos sinsabores. Yo siempre digo que es como un vaso de agua y que a medida que vas creciendo se gasta. Vas adquiriendo conocimientos pero pierdes facultades.

Tres niños con fama, ¿aparecen los falsos amigos?

Si, ves "amigos" que luego no lo son. Nosotros jugábamos al toro pero con la dureza comentada y se nos pegaba gente como amigos. Algunos banderilleros y mozos de espadas para torear contigo o personas para presumir de tener amigos toreros. Te vas dando cuenta después, en ese momento no, que amigos de verdad hay pocos.

¿Cómo se asume la diferente evolución de los tres?

Es cosa del destino y de las manos. Yo volví loca a la gente en Valdemorillo pero mi padre no era taurino y con 16 años caí en las manos no adecuadas. Nuestras carreras fueron llevadas por personas diferentes pero no fueron bien dirigidas ninguna. En el libro sobre Lucio "Historia de una madurez", escribía Martín Arranz que cualquiera de nosotros en sus manos hubiera sido figura del toreo. 
Yo estoy convencido de que Yiyo, en otras manos, no coge la sustitución de Colmenar porque tenía la categoría suficiente y los méritos para haber ido desde el comienzo a la feria y no de sustituto.

¿Se miró, de los tres, demasiado pronto a Yiyo?

No, él destacó antes. Le ayudó mucho Tomás Redondo. Le ponían en más sitios, por su valía, él lo llevaba dentro. Está claro que se fijan más en el que destaca, en la cabeza visible.

¿Cómo asumes cuando las cosas no salen?

Al principio me llevó gente de buena voluntad pero sin acierto. Después me tenía que jugar todo en Madrid a una carta y eso era una lotería. Hay que ir preparado, con la confianza de apostar a caballo ganador. Ahora vienen a Madrid para ir a los pueblos y antes al revés. 
En mis momentos más duros venía a Madrid a tratar de despegar pero me ponían con novilladas difíciles en las que estaba bien pero no cortaba orejas. Nunca tuve el novillo ideal. Dejé clase, detallitos, pero no cuajé ningún novillo por completo, no le tuve tampoco.

Los que antes tenías cerca, al ver que las cosas no salen, ¿te miran de otra manera?

Nunca me he sabido ir de la profesión. Lucio cuando las cosas se ponen difíciles por las cornadas y el accidente de tráfico se aparta del toro. Yo no me he sabido ir, estoy envenenado. He tenido que estar en otras actividades y siempre me sentía fuera de sitio. Me hice banderillero para no verme fuera del toro. Cuando me jubile no me iré del toro, seguiré como aficionado o ayudando a algún chaval. El toreo es algo que nace y muere contigo.


Tú persistes en tu sueño pero te cortas la coleta

Me la corté de rabia, de forma emocional. Fue una novillada para la que me había preparado mucho y que empezó mal por el tiempo, hacía viento. Recuerdo que al primero le di una larga cambiada, saliéndome de mi estilo. El segundo fue un mulo que derrotó mucho. No fue un petardo pero no me salieron las cosas, no alcancé el objetivo propuesto. Me había levantado varios días para entrenar a las cinco, de noche, porque no era capaz de dormir.
Esa misma noche me emborraché para olvidar el día tan amargo. Ya sereno quería volver a los dos días pero no podía al haber tomado esa decisión en esa plaza. Un día, andaba perdido, y en la Casa de Campo hablé con un banderillero que me dijo que me hiciera de plata porque tenía  nombre y ganaría dinero. Tomé la decisión en junio y toreé cuarenta ese año.

Me hablas de emborracharte, ¿cómo se tolera el fracaso?

Es durísimo, me emborraché de amargura. No lo entendía teniendo en cuenta mi preparación. Era beber para olvidar pero sereno me arrepentí de la decisión. Fue un fracaso del destino porque no me quité por un petardo.

En la escuela no te enseñan a cómo superar el fracaso

En la escuela te enseñan que el toro es duro, que te cogen y te pueden matar. El fracaso no te lo enseñan porque eso lo aprende uno en la vida. Te pueden explicar como es pero no lo sabes hasta que no lo sufres.

Pero sus sueños de oro siguen

Me vine a Móstoles y a un concejal amigo, con fuerza, se lo propuse y le pareció bien. Me quité trece kilos pero cuando pasa el tiempo... Es difícil coger el ambiente otra vez porque sale gente nueva. Eres un producto y cuando no interesas, se te aparta. Recuerdo que corté las dos orejas al de la alternativa y un profesional me dijo que solo me iba a servir para mí. Corrían tiempos diferentes y ya ni la oreja en Madrid te servía. Me enfadé con él y hasta dejé de hablarle pero tuvo razón.
Está el refrán de "dime quién te apodera y te diré lo que toreas", siempre que responda el torero claro. Aún así no es igual torear siete antes de ir a Madrid más campo que un par de toros en el campo y ponerte en Madrid.

¿Se notó sin el apoyo de sus compañeros?

No, siempre respetado. A estas alturas no me siento abandonado pero si hay gente que podría decir  "es un torero de toda la vida y le quedan dos años vamos a echar un cable". Cada uno va a su aire. Antes iban banderilleros mayores como Pepe Cano pero eso se perdió. Al banderillero mayor no se le respeta, son modas.

¿Y el sistema?

Me he sentido respetado. Cuando he ido a Madrid a pedir que pusieran a un chaval me lo han puesto. El taurino de siempre respeta al profesional pero los de su alrededor les marean. También ha influido la suerte y que a mí me cuesta llamar a la gente. 
Hay gente que ha cedido sus derechos y yo no me he salido siempre de la misma línea, quizás estuviera equivocado pero a mi edad es muy difícil cambiar.

¿Cristina supone un antes y un después, al dejarla, en su carrera de banderillero?

Sí. Cuando me hice matador de toros algunos toreros con los que iban se retiraron y entró gente nueva. La gente piensa que te haces banderillero por estar descentrado y no por afición. Me perjudicó lo de matador pero no me arrepiento, si acaso económicamente. Ahora hay muchos banderilleros que se adaptan a lo que sea y tú te quedas desfasado.

¿Guarda rencor al toro?

No, le quiero mucho. Le amo con locura. Me llamaron para el tentadero del domingo y acepté. Me fui a torear dos becerras para prepararme sacando el dinero de mi casa. Le amo, no tengo derecho a guardarle rencor. Mil veces que naciera, mil veces sería torero.

No me resisto a preguntarle por su sobrino, Miguel Maestro

Tiene buen aire. Le ha faltado ambición y le han sobrado compañías no idóneas. Tiene calidad, cuando salió Gregorio (Sánchez) estaba como loco con él. Se aburrió y se quitó un tiempo pero siempre mantuvo la calidad. Es un buen torero, tiene un corte distinto pero a veces le ha faltado hacer caso a su tío. Las verdades duelen.

Para ir terminando. El otro día hablamos con Pepe Luis Segura sobre un mundo del toro que resulta desconocido.

Sí. Lo comenté el otro día en la tertulia de Colmenar y Lucio, que lleva veinte años quitado, se sorprendía. Me siento un desconocido en mi profesión. Se ha perdido el respeto. Antes te daban tu sitio y se ayudaba a los que estaban en sus últimos años, si no para corridas pues para novilladas. Los chavales se hacen ahora banderilleros con quince años y antes agotaban todas las naves antes de tomar esa decisión. Llegas a los patios de cuadrillas y no sabes quién es el banderillero y quién el torero. Se van a lo fácil, son los que han perjudicado al toreo. Se ha dado cancha a todo el mundo y esto está masificado.

¿Es tan mala la cobertura socioeconómica para los banderilleros como parece?

Para los del grupo especial es fenomenal pero para el resto es complicado. Estoy haciendo actividades para poder cotizar. Llevo cotizando desde 1979 pero como te valoran solo los quince últimos años te bajan mucho la base. Toreros de toda la vida se jubilan por dos pesetas.

No te voy a preguntar por la muerte de Yiyo, estarás harto de contarlo

Sin problema. Estaba de permiso en la mili y al llegar al cuartel el cabo primero, Guerrero, me dijo que se había muerto Yiyo, no le sabía pronunciar por cierto. Llamé a mi casa y mi madre, entre lágrimas me lo dijo, costó asimilarlo. Cuando Yiyo cortó dos orejas al de Paquirri pensé que nadie le podía quitar jamás y mira.

Una última pregunta, ¿te gustaría ser recordado como torero o como Príncipe del toreo?

Torero, me da corte lo de príncipe. No me arrepiento de ese eslogan porque fue una etapa muy bonita. Me encanta que los aficionados recuerden esa época y me lo sigan llamando pero es cosa de ellos, a mí, torero.

martes, 29 de noviembre de 2016

LOS PRESUPUESTOS 2017 DE CÁCERES, SE OLVIDAN DE LOS TOROS



Se aprobarán los presupuestos municipales de Cáceres para el 2017 gracias a la abstención de Ciudadanos, pero ya comentamos la semana pasada que pusieron varias condiciónes.
Una de ellas es literalmente la siguiente:

"10.- ELABORACIÓN ANTES DE SU APROBACIÓN DE LOS PLIEGOS PARA LA LICITACIÓN DE EXPLOTACIÓN INTEGRAL DE LA PLAZA DE TOROS CON LOS CRITERIOS DE CONCESIÓN A LARGO PLAZO (MÁS DE DIEZ AÑOS) Y EXPLOTACIÓN INTEGRAL DE LA MISMA, SIN SUBVENCIÓN MUNICIPAL"

Gestión integral por 20 años dicen...

Ahí lo tienen. No a las ayudas económicas por parte del Ayuntamiento cacereño para la celebración de festejos taurinos. Y el PP ha aceptado..... ¿Bajada de pantalones? . ¿Qué pasa con todos los que hemos luchado contra la medida de Cs y Psoe de retirar las ayudas municipales a los toros? . En definitiva, Políticos!!!

Conmigo que no cuenten... y espero que todos esos que el año pasado se manifestaron en la plaza defendiendo unas ideas, no se suban ahora al carro. Pero bueno, allá cada uno...
Si hay toros y me interesa el cartel, pagaré mi entrada, veré el festejo y ni una palabra más....

DA IGUAL CUANDO LO LEAS...

Esta lo escribí hace unos meses, pero da igual cuando lo leas.....


NO ES TIEMPO PARA...

No es tiempo para medias tintas, para el todo vale, para olvidarse del toro, para el populismo, para el triunfalismo desmedido, para restar emoción y verdad de un espectáculo que se sostiene precisamente en eso, en la emoción y en el peligro constante que se transmite del ruedo al tendido.

No es tiempo para pedir triunfalismo y decir que sobran "puristas"  . No es tiempo para dividir al aficionado con absurdas etiquetas, toristas, toreristas.... Es tiempo para la verdad, para la seriedad, para las cosas bien hechas. No hay tauromaquia sin Toro ni sin ese hombre dispuesto a jugarse la vida y domeñar a la fiera. El público reclama competencia, caras nuevas, rivalidad en el ruedo y un toro encastado. En definitiva, EMOCIÓN...

El triunfalismo desmedido, el todo vale, no hace sino devaluar un espectáculo único donde debe prevalecer la verdad y la integridad, sea la plaza de primera, de segunda, de tercera o una portátil . Cada una con su toro, pero íntegro.
No se pide acabar con la idiosincracia de cada plaza, pero si mantenerla dándole a este espectáculo el rigor , la decencia y la seriedad necesaria.

Sólo desde la UNIDAD, VERDAD, INTEGRIDAD, EMOCIÓN , DIVERSIDAD, TRABAJO... la tauromaquia será fuerte y nada ni nadie podrá acabar con ella....

lunes, 28 de noviembre de 2016

SOBRE LOS 0,50 € PARA LA FUNDACIÓN. SIGO SIN VERLO.



Ya hablamos aquí hace unos días sobre el "impuesto" que se quiere poner al precio de las entradas de los toros y que éste sirva como parte de la financiación de la Fundación del Toro de Lidia. Para ello, la propia Fundación está consultando a las peñas y asociaciones de distintas localidades y ver si éstas aceptan que se lleve a cabo esta medida. Yo, personalmente, sigo sin verlo por las siguientes razones.

En primer lugar, las peñas y asociaciones que hay en distintas zonas de España, representan a un número muy escaso de aficionados, ya que la mayoría no pertenece a ninguna asociación taurina. Sin embargo, éstas, hablarían por todos.

En segundo lugar, las plazas de toros carecen de tornos, por lo que el control de las entradas vendidas y lo recaudado para la Fundación, sería un tanto caótico.

En tercer lugar, me gustaría saber si las empresas desgravan por esa "donación" que no hacen ellas a la Fundación, sino que es el aficionado el que aporta esos 0,50 céntimos . Ya que en este caso, debería ser el aficionado quien desgravase por lo donado.

En definitiva, entiendo que todo es con buena fe ya que hace falta mucho dinero para financiar la lucha contra los animalistas, pero también pienso que las cosas hay que hacerlas bien desde un principio , ya que uno de los grandes problemas que tiene el mundo del toro, es que durante muchos años se han hecho las cosas rematadamente mal....

Ojalá me hagan cambiar de opinión....

sábado, 26 de noviembre de 2016

EL REICH ANIMALISTA

Hace un par de días nos preguntábamos si se podía ser más miserable http://banderillasnegras.blogspot.com.es/2016/11/se-puede-ser-mas-miserable.html .El Reich animalista funciona así. Estos son los que en realidad están subvencionados y no las cifras y mentiras que dan ellos sobre la tauromaquia.

Les dejo también el enlace a esta noticia dada por Ok diario. https://okdiario.com/economia/2016/11/24/veterinarios-venden-ilegalmente-medicamentos-precios-10-veces-superiores-uso-humano-553326#.WDgNvfgOdDs.twitter

viernes, 25 de noviembre de 2016

HABLAMOS CON ALBERTO LOPERA, LA VOZ DEL TORO EN COLOMBIA



La voz del toreo en Colombia es la de Don Alberto Lopera. Hoy conocemos en profundidad el pasado, presente y futuro del toreo allí. Un gustazo aprender de una persona instruida, una auténtica enciclopedia del toreo. 

Primero, novillero

Fui novillero profesional en Colombia a finales de los años cincuenta. Toreé varios festejos en la parte seria del bombero torero. Luego actué en un buen número de novilladas sin caballos, viajé a Panamá y de allí a España dos temporadas (1960-1961) actuando en cuatro novilladas y sabiendo que esto era muy difícil. Volví a Colombia comprendiendo las dificultades para triunfar pese a haber ido preparado.
Los puestos en las novilladas de España estaban copados por novilleros de empuje como Paco Camino, Manuel Benítez, Perucha, Tomás Sánchez Jiménez... Me regresé a Colombia y comencé mi labor de comentarista en RCN.

Nacen "Los Toros"

En RCN, a raíz de esos comentarios, empecé a dirigir un programa de toros en 1966 "Los Toros". Es el único programa taurino a nivel nacional que hay en estos momentos. Desde 1968 comencé a narrar las corridas por la misma emisora en Colombia. 
Las narraciones siempre han sido muy especializadas y la gente suele ir a las corridas con el transistor en la oreja. Crecieron las ferias en los setenta, con la radio presente, en una época en la que vinieron toreros muy importantes como Ángel Teruel, Camino, El Viti o Diego Puerta.

Hablamos del boom de las ferias de Colombia con la radio de testigo importante

La afición creció muchísimo en especial en ferias como la de Cali que llegaron a tener una afición comparable a Madrid o Pamplona. Desde enero, cuando salían a la venta las entradas, se agotaban para las corridas del diciembre siguiente. La empresa, así, trabajaba con un valor económico grande y se traían a figurones del toreo.
Manizales también creció bajo la batuta de Chopera y la feria de La Candelaria de Medellín. La temporada de Bogotá tuvo influencia grande en la radio porque no solo todas las radiales acudían sino que también desde otros países para pedirnos la señal para Perú, Ecuador y ciudades de Venezuela.
Hicimos la coresponsalía de medios españoles. Trabajé para COPE con Pedro Javier Cáceres, tras el boom de Rincón vinieron grandes profesionales con los que alterné como Mariví Romero tres años, Fernando Fernández Román, el citado Pedro Javier o Federico Sánchez Aguilar. Todos ellos fueron muy bien recibidos en Colombia y pudieron darse cuenta de la calidad de la radio aquí.

¿Las ferias nacen de la mano de la radio?

No necesariamente, se refuerzan. La feria inicial fue Manizales y por aquel entonces se trajo a un narrador que no era ni conocido ni narraba toros porque en España no se narran. Era Pepe Bermejo de la Fuente, narrador deportivo. Con su acento, su pronunciación y siendo un buen aficionado cogió fuerza la radio en las ferias. No las ferias aparecieron por la radio pero sí les dio fuerza.

¿Por qué se apuesta por los toros en la radio?

Las ferias taurinas son a finales de año: diciembre, enero y febrero. Son los tres meses en los que hay un receso del campeonato de fútbol. En el vacío de esos meses de grandes eventos deportivos la radio acapara la sintonía y como tal una gran parte del publicitario radial y que las empresas invierten generalmente en las grandes como son RCN y Caracol.

Las ferias y la radio de la mano.

Las ferias se inician con la de Manizales en 1956, antes había corridas esporádicas. Los toreros venían en fechas diferentes, cuando podían. La fiesta en Colombia fue firme desde finales del siglo XIX. Sobre 1891 llegan las primeras cuadrillas organizadas de toreros españoles. Eran toreros sin fuerza y se lidiaban ganaderías criollas. 
En el siglo XX comenzó a haber plazas y así empezaron a venir toreros de cierta importancia en corridas esporádicas. Hasta 1923 no había ganaderías y es en ese año cuando se funda la primera de toros bravos que es Mondoñedo que construyó una plaza de toros en Bogotá para lidiarlos, la Santamaría. 
Mientras, nacía la afición en Medellín y en 1945 inaugura La Macarena con el animo de poder ver a Manolete.
En el año 1952 Manizales, con motivo de su centenario, hizo una plaza. A los dos años de inaugurar se hace la primera feria en Colombia. Antes no había ferias y sí corridas. 
En 1958, cuando Manizales lleva tres ferias, los aficionados y ganaderos de Cali construyen una plaza para lidiar sus toros porque allí había cuatro ganaderías. Con la inauguración de la plaza se crea su feria. 
Para estas ferias hubo asesoría española de manos de los Dominguín, familia que dominaba el mundo taurino. Manejaban Bogotá, que daba temporada pero no feria como sigue siendo, dan toros cada domingo.

En ese auge de ferias se necesitaba un torero, llega Pepe Cáceres

A medida que cogen fuerza, sobre todo Manizales. Antes eran toreros españoles todos. Había banderilleros sueltos que aprendían de los españoles comprándoles también las cosas de segunda mano. Se requería un torero colombiano que moviera el patriotismo. Ahí hay dos toreros colombianos que están en España que empiezan a ser apoyados por la prensa. El diario TIEMPO de un gran aficionado, íntimo de los Dominguín, se lanza a apoyar a Joselillo de Colombia y Pepe Cáceres.
Joselillo toma su alternativa en Lorca a base de sacrificio, lucha, sufrimiento y en carteles pobres. Cáceres, apoyado por Andrés Gago, toma la alternativa de manera lujosa en 1956 de manos de Antonio Bienvenida. Tras ella vuelve a Colombia y alterna de tú a tú con Antonio Ordóñez y Luis Miguel Dominguín. 
Tras la alternativa entra en la casa Dominguín y se hace un sitio más importante en España en cuanto a categoría de carteles pese a que torea un número de solo 20-24 festejos. No tuvo, eso sí, un éxito arrollador en Madrid pero sí por fuera. 
A Joselillo le dieron entrada en las ferias colombianas y salieron nuevos novilleros como Óscar Cruz, Vázquez II, El Cali, Jairo Antonio Castro o Jorge Herrera que tenían un buen sitio en España y venían a ferias de Colmbia.
Se formó la Unión de Toreros de Colombia y empezaron a exigir un torero de aquí en cada cartel dándoles así cupo para torear en las ferias.

Y llega Rincón

En los 90 llega el boom de un joven hijo de un fotógrafo taurino que se crió en ese ambiente. Desde niño tuvo condiciones increíbles. Bogotá era de los Lozano que la heredaron de los Dominguines. 
Apoderaban a César y le llevaron a España para varias novilladas siendo una muy importante en Zaragoza. Le dan la alternativa el 8 de diciembre en la Santamaría con 16 años con Antoñete de padrino y José María Manzanares de testigo. 
Llena la plaza y ante el éxito, junto al andar de tú a tú con los españoles, vuelve a España pero no le dan cuartel. Pasaron dos años hasta que en 1991 tuvo la suerte de entrar en San Isidro ya con Luis Álvarez pero en un cartel muy protestado. Molés decía, al analizarlo, que a la mesa le faltaba una pata ya que estaba muy completo con Curro Vázquez y Armillita pero que ¿quién era Rincón?.
César llegó con una preparación grande de Colombia y se hizo el amo ese día y al siguiente, haciendo lo que nadie haría, volvió para sustituir a  Fernando Lozano saliendo a hombros. Todos saben la historia de su récord que será para muchos años para el mundo, salir cuatro veces a hombros en Las Ventas.

¿Un auténtico acontecimiento para Colombia?

No, aquí ya sabíamos quién era. Había triunfado con Capea, Dámaso, Manzanares y Ponce. Había ganado trofeos de ferias en Medellín, Bogotá o Cali pero no le reconocían en España. Cuando tuvo el boom en Madrid los periodistas que le habían visto aquí como Mariví, Román o Zabala dijeron que "¿pero de qué se extrañan?, los que le vimos en Colombia lo esperábamos". 
Un torero que daba distancia a los toros.. Ortega Cano lo sabía ya que había tenido manos a manos con él en Colombia. 
Su triunfo ayudó a que muchos aficionados que no iban a las plazas empezaran a acudir. En las ferias de 1992 se agotó el papel en todas las plazas porque era obligatoria su presencia. De España vinieron una pléyade de periodistas al igual que de México para verle. Fue un boom increíble. Pasarán otros cien años, recuerda que te dije que las primeras cuadrillas de toreros llegan en 1981, para que salga otro torero de su dimensión.

Se retira

Se produce una orfandad tremenda en la tauromaquia colombiana pese a que había matadores como Luis Bolívar a quién veían, equivocadamente, como su sucesor. Otros toreros como Pepe Manrique o Ramsés pero ninguno ha llegado a su dimensión. Esto es importante aclararlo, ha influido para la merma de la afición en las plazas colombianas. El boom de Cali que agotaba nada más acabar la feria anterior, ya no está. Las taquillas no son las mismas, los llenos no son iguales y el número de corridas tampoco.
Cali ha pasado de doce a seis, Medellín fue dejada por Chopera en doce y ahora son tres, los Lozano dejaron Bogotá en catorce y ahora son seis y Cartagena ha pasado de siete a una. 
Todo ha influido, no solo los antitaurinos. Ha influido eso, el envejecimiento de la afición, el costo de los boletos... pero también la falta de un torero como César Rincón que trajó un boom.

¿Qué papel jugó durante los años del boom Pablo Escobar?

No tuvo nada que ver. No fue nunca aficionado a los toros. Aquí le vi como un aficionado más en un acorrida. El boom de los toros no tuvo que ver con el narcotráfico. Lo que sí hubo fue que en los ochenta, en pleno auge del narcotráfico, se importaron muchos toros bravos por personas vinculadas con el negocio. Hasta ahí, porque no se involucraron directamente en la afición o en apoderar a toreros.

Estamos cerca de la reinauguración de la Santamaría, ¿tiene solución?

Ella y las otras. Veo difícil que vuelva a tener la fiesta el auge que tuvo por los aspectos que hemos analizado. No diría que todo tenga que ver con los defensores de los animales pero influyen. La juventud es muy de Disney, de humanizar a los animales.
Disney puso a hablar a un ratón y a un gato. Esto nos ha llevado a extremismos tales como que hoy cueste más el corte de pelo de un animal como de una persona al igual que el caso de un hotel. Empresas que producían 70% para niños y 30% para animales, ahora lo hacen al revés. 
Anteriormente los nombres de los perros eran Neron, Dragón o Trotsky y ahora les ponen Lucas, Tomás y el apellido del dueño. Se ha despertado un amor impresionante hacia las mascotas. No se ve un canario en la jaula, lo miran feo. Eso ha influído a los jóvenes para no ir a los toros. 
Muchas veces el exceso de una suerte de varas mal hecha también ha quitado aficionados porque a los jóvenes les repugna ver la sangre. Todo eso, junto al coste de los toreros, de los toros y de las entradas influye que sea difícil volver a Colombia con el boom de finales de los 90.

Cuando estuvimos con el maestro Joselito nos dijo que a Cali le dañó el hecho de no contar con las figuras pensando en su fuerza propia sin ellas. Se contrata a toreros más medianos.

Estoy de acuerdo con él y eso ocurre y ha ocurrido. Bogotá con bombos y platillos anunció la reapertura y los aficionados esperaban que iban a venir los Manzanares, Ponce, José Tomás... no llegaron a un acuerdo económico. No ha habido los toros que querían las figuras y los carteles, salvo el primero, no van a llenar la plaza.
Billete grande y toro chico se cumplía. Hoy, billete chico y toro grande es imposible para traer a las figuras. Cuando se les da a los toreros lo que consideran que deben ganar y con toros de garantías vienen. Por eso viene Juli a Bogotá con Ernesto Gutiérrez, Juli y Morante en Manizales... Es de garantía y no son de Pamplona. Hay otras que no han dado garantías y cuando los empresarios dicen que solo tienen estas, no vienen.

Manizales sí mantiene ese toro más terciado, ¿por eso tiene la misma fuerza?

Se lidian tres corridas de Ernesto Gutiérrez, ganadería que está en Manizales. En los noventa era Ernesto González, que era de Cali y allí iban las figuras. Se mueren los ganaderos, pierden su manejo y esa es una de las razones para la caída.
Manizales ha conservado su categoría como feria, la cuidan. Tiene cooperación de las autoridades: municipios, alcalde, arzobispo... todos ayudan. Es capital de un Departamento importante y colaboran.
No ocurre eso en otras ciudades. Medellín no ayuda con un consejo de animalistas y que trata de impedir la feria. Bogotá cerró cinco años con Petro y el alcalde actual, si pudiera, lo cerraría si no es por el fallo de la Corte Constitucional. No hay apoyo oficial.
En Cali, ni para bien ni para mal pero se ha ido a menos.

Para acabar, me gustaría conocer su opinión sobre Mondoñedo que llama tanto la atención en España por las imágenes de bravura que llegan

Es la más antigua. Se fundó en 1923 y se refrescó hace doce años con toros de los Peralta. Así cambió el encaste de Buendía-Santa Coloma a Contreras. Es seria, saca el toro muy serio. Es un toro que requiere el carné, que acude a los caballos, que tiene las complicaciones de los toros bravos si lo son y de los mansos cuando salen descastados. Es una ganadería que no tiene continuidad, es corta su camada (una a tres corridas) y las figuras no se apañan con ellos. Cuando usted como empresario ofrece "Mondomiedo", no tragan. Se ve en el cartel de Bogotá.

Para el futuro, Juan de Castilla

Es uno de los muchachos en los que Colombia tiene cifradas sus esperanzas y por eso se hace matador en Medellín con Ponce viniendo a apadrinar en su única corrida aquí y con Roca Rey de testigo. Eso nos muestra la confianza y esperanza en él. Ojalá... 
Necesitamos que haga en España lo que hace en Colombia.

Para acabar, un torero y una faena

Es tan difícil... Llevo muchos años viendo toros y quedarme con uno me pone en un compromiso. He visto toreros y faenas muy buenas. Ahora mismo no te podría decir solo uno.

jueves, 24 de noviembre de 2016

¿SE PUEDE SER MÁS MISERABLE?

¿Se puede ser más miserable?. No hace falta decir nada más.



COMPROMISO



Ahora que la lucha no ha hecho más que comenzar y sinceramente soy bastante excéptico con el tema, me refiero a la vuelta de los toros a Cataluña, me viene a la mente Bogotá y esos novilleros que pelearon por la reapertura de su plaza y que ya han quedado en el olvido de muchos que en su día les ponían como ejemplo. También es digno de admirar, la lucha y la constancia de la Federación Taurina Catalana, su lucha es la de todos .
Volviendo a Bogotá y a esos novilleros que pusieron en riesgo su vida para reivindicar la apertura de su plaza, no puedo evitar hablar de compromiso. Compromiso de esos toreros que han decidido estar en la temporada que la Santamaría reabre sus puertas tras cinco años cerrada . El Juli, Roca Rey, Bolivar, Pablo Hermoso, Perera, Rafaelillo, Garrido, Castella... Por poner los que tienen el marchamo de figuras, de toreros de relumbrón. ¿ A que faltan nombres?... Era una cita para que estuvieran todos, no podía faltar ninguno, José Tomás, Ponce, Manzanares, Morante, Talavante,  pero ...

Luego le piden al aficionado comprometerse... ¿Para qué?...

miércoles, 23 de noviembre de 2016

JOSÉ LUIS SEGURA HABLA EN BANDERILLAS NEGRAS


La verdad es que el toreo que uno ha escuchado desde niño se basa en historias como la de nuestro protagonista. Pasión por la tauromaquia, sentimientos, corazón, amistad... !VALORES!. Una figura bohemia que, por desgracia, ya solo podemos encontrar en contadas personas y que hoy tenemos el honor de conocer en profundidad. Hablamos con José Luis Segura.
Tras concertar la cita, entra directo. No hay entrevista, ¿para qué?. Escuchamos.

Esto ha cambiado. Ahora vivimos un monopolio donde el mismo es apoderado, ganadero, se ocupa del transporte y hasta la cuadra de picar, no van dejando nada a los independientes, no les interesa. El que defiende la honestidad, la valentía, la cotización de su torero... solo hay mercadeo.

Es usted muy directo. 

Sí, hablemos de lo que quieras porque te voy a contestar todo con la verdad por delante.

Hablemos de su llegada al toro, ¿por qué torero?

Es una afición que tengo desde pequeño. Me escapé de mi casa con nueve años junto a otro chaval, Luis España, que tenía unos once años. Fuimos a buscar aventuras. Nací y vivía en La Línea y fuimos andando hasta Los Barrios. Una temeridad que suponía, con nuestra edad, andar unos veinticinco o treinta kilómetros. 
Nos metimos en una ganadería, suegros de Ruiz Miguel, por la alambrada para torear, Apareció el caballista al ver a dos chavales delante del peligro. 
"¿Qué hacéis?"
- Torear, le contestamos.
. "Pues vais a torear"

Esperamos, qué inocencia, y lo que nos trajo fue al coche de la guardia civil. 
Ser torero es una de las cosas más bonitas y si Dios te alumbra para ser figura, nada se le parece.

Ser figura...

Esas sensaciones de figura las he vivido pero no las he alcanzado. Para ser figura se necesitan diez puntos como el hecho de la bondad o ver si es una persona de verdad. A mí, lo que menos me interesa es el análisis del torero, me interesa la persona. Para exigir al torero hay que conocer al hombre. Conociéndole sabes sus limitaciones y eso me ha dado muchas satisfacciones. 
Ver a un torero en la puerta de arrastre y saber si va a armar un lío o montar un mitín. Casi nunca me he equivocado porque, como te he dicho, me preocupo antes de conocer al hombre que al torero.

Sigamos con esos puntos para ser figura

Hace falta un mínimo de valor para estar delante del toro y la experiencia te da seguridad. Al amor propio lo valoro más que al valor porque he visto hacer cosas con el amor propio que con solo valor no hubieran sido posibles. Yo he apoderado a Padilla, le admiro, y he comprobado que su amor propio es difícil de definir. Nunca quiere darse por perdido, siempre sale con la mente de triunfar. Eso es importantísimo.

Hace falta inteligencia mental, tener una retentiva mental despierta para que nunca se olvide lo aprendido y lo puedas superar. Hay toreros a los que le cuesta almacenar la técnica. El que reúna los diez puntos lo tiene todo. Ser avispado, listo...

¿Qué le faltó a usted?

Me faltaron esos puntos. Modestia aparte, tenía valor para ser torero. Me han pegado mucho, ocho cornadas, una fue de un Miura en Barcelona al que le corté las orejas. Hace falta diplomacia en la calle y no la tenía. Tenía soberbia creyéndome el primero y quizás era el catorce. 
Cuando uno no llega a ser figura es porque no reúne las cualidades para ello. Toreros hay muchos, yo soy torero, siento como ellos, pero no soy figura. En el escalafón hay muchos toreros, matadores de toros, pero no todos son figuras.
Figura es el que pone las condiciones: día en qué torea, los sobreros, hasta el camión... eso es una figura. Para resumir con una palabra, mandar.

¿Por qué decide ser apoderado?

Lo decido por ser una afición. Conoces y te identificas con tu profesión, la vives. ¿Cómo va a ser lo mismo un entrenador de fútbol que ha sido futbolista que un representante de lejía por mucho que sepa de fútbol?. Cuando yo hablo con un torero lo hago de torero a torero. Los pensamientos así se entienden y se asimilan mejor.
¿Cómo vas a hablar de una cornada a un torero si tú no la has sentido en tus carnes?. Si tú estás en el callejón y le dices a un torero que por el pitón izquierdo va a repetir lo haces convencido, se lo transmites y al verlo igual que tú... !imagina su confianza!

Un apoderado independiente. ¿Por qué se ha perdido este tipo de apoderados?

Por los monopolios. Han hecho que los independientes se pongan de servidores, ya no actúan con libertad. El que no se ve ahí, como es mi caso, fuera. Yo apodero a un torero para dirigirlo en lo artístico, en lo personal, en lo económico y hasta en la prensa.
Tú debes darle consejos, él hará lo que quiera, pero debes aconsejar. "No te metas en esa finca todavía, queda mucho..." Si yo lo pienso así se lo digo, no pienso en la comisión que me podría llevar.

Consejo que da el haberlo vivido

Efectivamente.

¿No queda otro remedio que entrar en este monopolio?

Si encuentras al torero idóneo, el que se pone y te dice "apoderado, tú y yo a luchar. Tú en el despacho y yo en el ruedo". Así, se acaba con todo.
Yo he tenido la suerte de tenerlos. Ruiz Miguel, que hará más historia como todos en este país al fallecer, dirán de él que es un monstruo. Torero de una fuerza tremenda como Padilla. He tenido toreros con una cabeza regular para la calle y para la plaza un prodigio como Julio Aparicio. 
Si Aparicio reuniera en la calle lo de la plaza sería un mandamás del toreo. Cuando ha pegado quince pases se juntaban el cielo con la tierra, como cuando los pega Morante.
Cuando me han hecho caso han funcionado. Desde José Antonio y Tomás Campuzano, Manili, Ruiz Miguel, López Simón, Ortega Cano... Cuando tú tropiezas con eso es una alegría. Ojo, ellos también lo ven en la multiplicación del dinero.

Usted ha citado a Morante, ¿qué piensa cuando le ve en manos de una casa grande?

Que me gustaría que lo apoderara un independiente como cuando lo hacía Curro Vázquez. Un torero con personalidad, independiente (ojo, eso no quiere decir que por serlo estés con el hacha con todos, debes defender los intereses de tu torero). Fíjate. Si un torero va a Madrid ganando X y sale por la puerta grande, al año siguiente los honorarios deben subir. Me da igual que me digan que perdió dinero el día anterior el empresario. Hoy está lleno y no trago, eso ni lo consiento (que me bajen el dinero).

Incomprensible con esas condiciones que tienen.

Sí, pero eso es porque no tienen confianza en ellos mismos. Se van a la comodidad y ahí está la pérdida. Usted torea cincuenta corridas, mata cien toros pero cobra como si matara cincuenta. Ahí pierden.

¿Cree que hemos entrado en monopolio como defensa?

El mandar debe ser un pecado grande pero debe ser bonito. "Yo tengo diez plazas y aquí me siento a todos y a hacer lo que yo diga. Tú vas el quince, te pones este vestido... " se pierde el encanto del toreo. El torero es un artista, el de valor y el que no le tiene, es un creador.

¿Cree que se están quitando funciones al apoderado?

Si. Meten la pata en las entrevistas normalmente porque no tienen una persona que les diga "no te metas en esto". El torero debe ser el bueno y el apoderado debe ser el malo. ¿Por qué debe hablar del dinero el torero?. Eso sienta mal a la gente, eso es cosa del apoderado y nunca del torero.

¿Cree que tiene vuelta atrás esto?

Sí, nunca pierdo la esperanza. Llevo seis años sin apoderar a nadie pero sigo durmiendo con la ilusión de tropezarme con un torero que sea capaz de hacer en la plaza cosas que tenga en su mente y corregidas, como toda la vida. Antes viajaban los apoderados con el torero y en los viajes, eran largos, se hablaba en el coche de lo que había pasado en el ruedo. En el hotel, cenando, se hablaba con la cuadrilla "¿por qué le has dado dos capotazos hacia dentro al toro?, así le has quitado quince pases a dar por el matador". Ahora el torero va por un lado y el apoderado por otro, casi no aparece...  si aparece y si no va solo va por teléfono.

Habla de una época en la que estaban los padres y abuelos de muchos empresarios de ahora, como el caso de Manolo Chopera, ¿ha cambiado también la forma de hacerse las cosas?

Manolo era un monstruo. Hemos tenido agarres fuertes en discusión, jamás en golpes porque la educación siempre iba por lo alto. Triunfaba un torero y a los diez minutos te llamaba para arreglar las cosas. Miraba a su empresa, por el interés del público. Era bonito porque lo hacía pensando "te pasaré factura" y yo le contestaba exactamente igual. Eso era muy bonito.
Mira, yo soy el único caso que ha llevado cinco toreros a la vez. No me he perdido ni un tentadero y ahora hay pocos que viajen al campo. Si se remonta verá que Chopera tenía sus hijos, Teodoro los suyos y a Diego Robles... Yo he llevado cinco y sin ninguna plaza.
Nunca me ha gustado ser empresario. He ayudado a muchos empresarios como Justo Ojeda. "¿Qué hace falta", "aquí está". No me veo de empresario. A la hora de liquidar un torero que se ha jugado la vida, ¿cómo le voy a quitar un millón, tres-cuatro mil euros?. No me veo con fuerza para eso, porque primero soy torero, después apoderado.

Pero cuando hay ruina...

Ahí entra el diálogo. Si toreo con ese mismo empresario un día que está lleno, quiero que me compense. Si yo le he ayudado con la media usted me debe ayudar con el lleno. Aquí todas las fichas del dominó no deben estar en manos del mismo.

Impensable eso ahora.

Si, por los monopolios.

¿Queda en el toro lugar para la bohemia?

Si. Está en acompañar a toreros, convivir con ellos, ir a campo. ¿Habrá una cosa más bonita que ver a un torero en el campo?. Charlar con los profesionales y el ganadero, decirle qué bien o qué mal. Decirle "joder torero, te ha trompicado por ponérsela a media altura y la pedía de arriba a abajo". Esas conversaciones engrandecen el toreo.

Usted ha "lidiado" con los grandes empresarios.

Antes me reunía con Chopera, con el Potra (un personaje irrepetible). Nos reuníamos con Chopera en Chiclana y sobre todo Vejer, tenía un chalet. Nos reuníamos en enero y puntualizábamos. Llevaba dos carpetas, sus hijos hacen igual, una con los honorarios del año anterior y otra con las fechas.
El tratar con todos es una satisfacción de uno. He contratado con Luis Miranda padre, hijo y nieto. Con Chopera fuimos a hablar con Don Pablo, padre de Manuel y he llegado a hablar con el nieto de Manuel. 
Igual me ha pasado con Matilla, Canorea, Ramón Valencia...

Usted me hablaba de agarrones con Manolo Chopera, ¿se puede hacer amistad?

Lo estimo, que Dios le tenga en la gloria. Cuando había que darme un palo me lo daba y cuando no, compensaba. Todos los toreros míos han toreado en sus plazas incluso en los años que yo llevaba cinco matadores. Eso eran muchos millones al final de cada año. He tenido agarres con Diodoro Canorea o los Lozano también. Nos hemos dado palos, discutido y estado sin hablar pero cuando había que hacer la paz la firmábamos, éramos profesionales. 
Apoderando a Puerto entré en su casa a las 9 de la mañana y salí a las 23h pasando de un hermano a otro (Lozanos). A las 23h les dije "poned la mano en el corazón. ¿Si ustedes le apoderasen creen que es justo o injusto lo que pido?". no me contestaron. Me dijeron "vamos a dejarlo" y me contrataron tres tardes. La razón no me la dieron, eso sí (risas) pero sabían que la tenía.

Dura negociación, ¿en algún momento le ha pasado factura esto al dejarle un torero por temor a quedarse fuera de ferias?

Es posible. Si, algunos por no tener confianza en sí mismos. Si usted pasa de treinta a quince, qué cobarde es usted. Váyase a cuerpo descubierto, pegue veinte pases, espada en el hoyo de las agujas y así todos se ponen firmes.

Usted hablaba de que para ser buen apoderado se debió ser torero antes. Es el caso de Simón Casas. ¿Qué opina acerca de su posición como empresario de Madrid?.

Soy muy buen amigo. Tendré algunos enemigos pero como decía El Quijote "Ladran amigo Sancho, cabalgamos". Me vanaglorio de que en el toreo todos me aprecian aunque me digan "hay que ver el por culo que da Segura con los sobreros, con el tamaño, que si una nube en el ojo..." 
Yo defiendo a mi torero y para mí es el mejor. Para apoderar a un torero me tiene que gustar. Me llaman criaturas y no me gusta dañar a nadie porque siento como torero. Lo primero que les pido es verles en el campo. Si tú no te lo crees, ¿cómo lo vendes?.
Si me gusta y nos ponemos de acuerdo, empezamos la lucha. Algo primordial es decir la verdad a los toreros. No siendo protagonista en el callejón porque el protagonista es el torero. Luego le dices en la habitación, ¿tú sabes que no has estado bien?. La verdad duele a todo el mundo. 
Te voy a contar una. Estaba en Valencia con Aparicio y ese día se arrimó como un perro Joselito. ¿Qué más hubiera querido yo que darle un puñetazo en las costillas a Martín Arranz diciéndole que su torero era bueno pero que mirase los cojones del mío?. Me tuve que callar y cuando me llamó el padre se lo dije. 
A los cuatro días me llamó el padre para darme la razón, se lo había confirmado su amigo Bojillas. Tuvo la hombría de decírmelo. Yo hubiera querido decírselo a Martín Arranz pero me tuve que callar (lo de que Aparicio había estado mejor que el suyo).
¿Y si me despiden? A través del tiempo he aprendido que mi neceser nunca puede carecer de un cepillo y la pasta porque te pueden dar un beso por la noche y por la mañana estar con otro. 
No entiendo el por qué de los toreros. Será por juventud, no sé, no me entra en la cabeza.

Y de Simón me gusta como empresario pero menos como apoderado. Para ser empresario eres empresario y no apoderado. Matilla es igual, no se puede ser empresario, estar pendiente del camión, apoderar, ganaderías...

¿Matilla no es igual que su padre?

No. Es un gran profesional y un buen apoderado. Antonio trabaja mucho y si no estuviera inmiscuido en tantas cosas sería todavía mejor.

Maestro, para ir terminando, me encantaría que me hablara de Nimeño.

Tuvo la fatalidad de tropezarle ese toro de Miura cabrón en Arles. Iba a ser un torro... Como persona era para comérselo. Reunía los diez puntos y además era amigo de sus amigos. En la plaza era un perro y en la calle todo bondad. 
En la vida ves a tantos cabrones y muchas veces se van las grandes personas.

Don José Luis, ¿un momento que nunca olvide en su carrera?

Hay un momento que nunca olvido, que se me aparece en montones de sueños, el accidente de Nimeño. Habíamos empezado a conquistar Francia, los empresarios ya contaban con él. Chopera era el dueño de Francia pero el torero actuaba poco en España. Empezamos ya a venir a Madrid, Almería, Logroño... Cuando uno se siente torero y sabe lo que duelen las cornadas... La tragedia de Nimeño la recuerdo con gran pena.

Se rompe. Su gran corazón aparece en lágrimas por alguien que más que poderdante fue su amigo. 

Un momento bonito que tengo es que a todos los que he apoderado son mis amigos.

Poco más que decir. Sentimientos de una persona de las que ya no quedan en el toro.

Banderillas Negras lo conforman Milinko y Alcobendas, por lo que las opiniones de cada uno son independientes y siendo responsable de las mismas aquel que las firma no teniendo necesariamente que estar de acuerdo los administradores entre si.

Los Administradores de este blog se reservan el derecho de no publicar aquellos comentarios que por su contenido no sean respetuosos para con los miembros del Blog y respecto a terceras personas a las que se haga mención. Se evitarán descalificaciones e insultos. Se prohibe utilizar los comentarios como medio publicitario o de promoción de productos y servicios, o para anuncios y divulgaciones con fines lucrativos. No se admiten contenidos contrarios a la ley. El Administrador del Blog, se reserva el derecho de la moderación cuando se incumpla cualquiera de las presentes normas o cuando, a su juicio, la entrada o comentario vulnere de alguna forma la libertad de expresión, el derecho ajeno y/o la ley.

Por otro lado, el blog no se hace responsable de las opiniones vertidas en los comentarios del mismo, ni de las manifestadas en los blogs incluidos en el blogroll.